Muchos os preguntaréis, ¿Quién es Sandra Broa?, ¿De verdad no conocéis a la chica de moda en Internet?, ¿A una de las blogueras más famosas de la red?, ¿A qué estáis esperando para adentraros en el mundo de Sandra?. Si tienes más de treinta años, y si no los tienes, pero quieres pasar un rato divertido, tu lugar es: “Treinta y…diario de una treintañera”

 

Conocí el blog de Sandra de manos de mi peluquera y desde ese día me volví completamente adicta. Me resulta complicado definir en qué consiste porque es una mezcla de muchísimas cosas. No es el típico blog de consejos de belleza y moda, pero sí; no es un lugar donde se nos cuentan historias del día a día pero sí; con una gran dosis de humor, Sandra nos lleva de su mano por un sinfín de vivencias que dejarán a más de una (y uno) boquiabierta.

En estos momentos nuestra bloguera favorita se ha lanzado a la aventura de escribir y sobre todo, publicar, su primer libro. De todo esto y mucho más charlaremos con Sandra Broa en esta entrevista.

Sandra nació en agosto de mil novecientos ochenta y decidió comenzar a escribir un blog justo el día en que cumplía los treinta. ¿Por qué? Ella misma nos dará la respuesta.

 

1013816_691439604250472_4142018186965884506_n

Sandra Broa en la firma de su libro

Sandra Broa responde:

  • Cuéntanos cuál es el génesis de “Treinta y…diario de una treintañera”. ¿Cómo se te ocurrió empezar el blog?

Pues la verdad es que yo jamás había leído un blog antes de escribir el mío. La idea surgió porque poco antes de cumplir los 30 años, me puse a releer “El diario de Bridget Jones”. Cada vez que lloriqueaba porque estaba gorda y a los tíos les resultaba repulsiva, yo pensaba “¿Pero qué coño te pasa? ¿Acaso los tíos que te tiras son David Beckham para que puedan exigir tanto? Cada vez que decía que ya era muy vieja yo pensaba “¿Acaso no sabes que a los veinteañeros les ponen un montón las tías de treinta. ¡Espabila y juega tus bazas!”. Me cabreaba tanto, que me hubiera encantado tenerla delante para cantarle las cuarenta… Y pensé “Es increíble lo que se puede empatizar con alguien a quien no conoces. Es más… ¡con alguien que ni siquiera existe!”. Sería genial que pudieras escribirle y ella te contestara.”. Y de repente se me ocurrió que a lo mejor alguien ya estaba haciendo eso: contando su vida en directo. Me puse a buscar por internet y no encontré nada parecido… y entonces pensé: “¡Ey! ¡Yo podría hacer eso! Yo podría ser esa persona que cuenta su vida online! Al fin y al cabo siempre me están pasando cosas divertidas… Y así fue como empecé.

 

  • Eres sin duda una chica atrevida, en tu blog nos das consejos para muchísimas cosas y lo mejor de todo es !qué lo pruebas en ti misma! ¿Alguna vez te has visto metida en medio de alguna catástrofe por hacerlo?

Un montón de veces, jajaja. Ahora mismo me vienen a la mente dos ocasiones: una en la que intenté hacer unos cuencos de chocolate que vi en internet. Había que derretir chocolate caliente encima de un globo inflado, para que al secarse y enfriarse, quedara con la forma del cuenco. ¿Qué piensas que pasó? Exacto… ¡se me explotó el globo! Tenía chocolate hasta en el techo de la cocina… Y como no me quedé conforme con esa intentona… lo volví a hacer con otro, ¡y se me volvió a explotar!. Jajajajjaa. No intenté lo de “A la tercera va la vencida”.Y la otra fue una vez que leí que los masajes con aceite de cacahuete hacían que crecieran las tetas. Fui toda entusiasmada a comprarlo… y con la emoción se me fue la pinza y compré mantequilla de cacahuete. Aquello era pastoso y duro como la Nocilla… ¡era imposible de extenderla, porque se hacía virutas! Así que la calenté un poco para ver si así se quedaba más líquida… y lo único que conseguí fue estar a punto de quemarme las tetas. Esta vez ni siquiera hice una segunda intentona, jajaja.

 

  • En el apartado “sobre mi” del blog confiesas que no entiendes a Bridget Jones y sus ataques por llegar a los treinta. A pesar de estas diferencias ¿te sientes una Bridget española?

Supongo que en parte sí… porque todas nos sentimos un poco “Bridget” a veces. Pero la verdad es que cada vez me veo menos identificada con ella. Recuerdo que la primera vez que leí ese libro tenía veinte años, y me sentí 100% reflejada en Bridget, pero ahora lo único que me veo en común con ella, es que las dos cocinamos fatal y que somos súper despistadas.

 

  • Los que seguimos tu andanzas por el blog sabemos la odisea por la que has tenido que pasar para llegar a la publicación de tu libro. “No sé si tirarme al tren o al maquinista”. Debería preguntarte primero por todo el proceso pero, no puedo evitar saltarme esa pregunta por esta otra: ¿Y este título?

Pues la verdad es que tenía la idea de que se titulara “Diario de una treintañera”, pero quería añadirle un subtítulo que fuera un poco descriptivo de lo que te vas a encontrar dentro. El libro cuenta una época de mucho zorrerío y de liarme con unos tíos súper frikis con los que me pasaban cosas muy raras, a una época de mucho agobio laboral, y a una etapa con problemas de salud. No se me ocurría nada ingenioso, que pudiera describir tres ámbitos tan diferentes… y que encima diera ese toque de humor, con el que está escrito todo el libro. Hasta que una tarde, estaba en la oficina, agobiadísima de curro y súper-estresada porque tenía que terminar un proyecto antes de marcharme… y pensando “ahora tengo que irme a casa y terminar de hacer todos los dibujos para el libro… y sigo sin tener un título… y a ver que ceno porque tengo el frigorífico vacío porque en toda la semana no he tenido tiempo de ir a comprar comida…”, cuando me llegó un email de Google diciéndome que en abril van a penalizar las webs que no se adapten a dispositivos móviles, y que como la mía no se adaptaba tenía que cambiarla.
Y dije “¡¡Como casi no tenía nada que hacer, ahora esto!! ¡Que desesperación, de verdad! ¡Que agobio! De verdad que yo ya no sé si tirarme al tren… ¡o al maquinista! ¡NO SÉ SI TIRARME AL TREN O AL MAQUINISTA!! ¡¡Ese es el título del libro!!”

NO SÉ SI TIRARME AL TREN O AL MAQUINISTA

Una tarde, estaba en la oficina, agobiadísima y antes de marcharme me llegó un email diciéndome que iban a penalizar las webs que no se adaptaran a dispositivos móviles, y ahí surgió el título de libro: ‘ No sé si tirarme al tren o al maquinista´

  • Ahora sí, cuenta a nuestros lectores cómo ha sido el largo camino recorrido hasta tener, por fin, en tus manos el primer ejemplar impreso de tu libro.

Uffff, si te cuento todo el proceso, esta respuesta ocuparía tres folios como mínimo. Resumiendo mucho: varias editoriales habían contactado conmigo para comprar los derechos de mi libro y publicarlo bajo su sello, pero no me interesaban las condiciones porque prácticamente se resumen en “Véndenos tu alma durante un mínimo de 15 años, y a cambio te daremos un mísero 8% de las ventas de tu libro”. La editoriales alegan que publicar un libro en papel tiene muchos costes, y que luego invierten mucho dinero en marketing… pero nunca te dicen cuanto van a invertir, y sin embargo si que dejan claro que hagan marketing o no, no van a pagarte más de lo estipulado. Al final lo que pasa, es que la mayoría de los escritores, son ellos mismos los que acaban promocionando sus libros (que es la parte más difícil) para poder vender algo… ¡¡y llevarse un ridículo 8%!! Es cierto que publicar un libro impreso tiene costes… ¿pero por qué tienen que quedarse con un porcentaje tan brutal de la edición digital? No tiene sentido. En realidad, los contratos son mucho peor que eso… tu firmas que tienen todos los derechos de tu obra: si hacen película, los derechos son de la editorial ¡¡aunque el guión sea nuevo!! Y si luego no le dan difusión y no vendes libros ¡no puedes hacer nada, porque tienen los derechos por quince años! Me parecía inaceptable aceptar esas condiciones. Eso por no hablar de que las editoriales tardan un año en sacar un libro desde que les mandas el borrador, y a mí la gente me lo estaba demandando ya. Al final decidí autopublicar, y Amazon me pareció la mejor opción, ya que puedes subir tu libro en formato word y distribuirlo automáticamente a todo el mundo, tanto en formato digital como en papel. Sin costes y sin inversiones iniciales. No me lo pensé dos veces.

 

  • Y ahora…seducenos, cuéntanos de qué trata y por qué tenemos que leer tu novela.

Si no os ha convencido lo que habéis leído hasta ahora, no creo que pueda decir nada nuevo que sí que lo haga.

 

  • El humor predomina en tus escritos, ¿tienes alguna escritora de referencia? ¿Quiénes son tus favoritas y en qué géneros?

Pues no, la verdad es que no tengo ninguna escritora de referencia, lo siento. Quizá mi escritora más admirada sea Agatha Christie… pero como ves, no tenemos absolutamente nada en común, jajaja.

 

  • ¿Cuánto hay de realidad y cuánto de imaginación en tu libro? ¿Y en el blog? (soy súper fan de tu compañera “la bolli”)

Absolutamente todo lo que cuento en el blog son cosas que de verdad nos han pasado a mí o a mis amigos. No me hace falta inventarme nada. Es más… me dejo más de la mitad de las cosas en el tintero. Solo veis la puntita del iceberg, jajaja.

 

  • “No sé si tirarme al tren o al maquinista” ya está a la venta ¿dirías que estás en tu mejor momento? ¿Qué te falta? ¿Quizás Héctor?

Hummm. Diría que mi mejor momento fue precisamente el que cuento al principio de este libro: esa época en la que salía de fiesta tres veces por semana, era súperdivertida. ¡Me lo pasaba taaaan bien! ¡Era completamente feliz! Ahora estoy bien, pero entre el trabajo, el libro, vivo bastante más agobiada. Escribir un libro se ve como algo muy glamouroso desde fuera, pero es un coñazo y además implica un gran sacrificio. Yo llevo prácticamente un año encerrada en casa los fines de semana, aprovechando todo el tiempo libre que tenía, para avanzar en el libro. Espero que eso cambie ahora… porque si no si que me tiro al tren ¡pero de verdad!

 

  • Y para acabar, un consejo a los que empiezan en este mundo, tanto en el de los blog como en el de la literatura.

Sed vostros mismos, improvisad, no tengáis miedo de hacer cosas diferentes, y seguid vuestro propio camino sin intentar copiar a nadie. Porque si seguís los pasos de alguien, siempre iréis por detrás de él.

 

Perfil de Sandra Broa

  • Finalista como “mejor Blog de Humor” y “mejor Blog del Público” en el año 2014 de la X edición de los Premios Bitácoras.
  • Premio Bitácoras en la categoría de “Mejor Blog personal” en el año 2013.
  • Ser el 22º blog más votado de 26.406 blogs presentados y 258.140 votos registrados.
  • Finalista como “Mejor blog personal” en los premios 20Blogs, en el año 2014, que organiza el periódico 20 minutos, entre 718 blogs que competían este año en esa categoría.


Sin duda “Treinta y…diario de una treintañera” es el blog que todos debemos visitar y “No sé si tirarme al tren o al maquinista” el libro que todos debemos leer. ¿A qué esperas para hacerte con tu ejemplar?

http://www.treintay.com/wp-content/uploads/2015/06/No-s%C3%A9-si-tirarme-al-tren-o-al-maquinista-kindle.jpg

http://www.amazon.es/tirarme-maquinista-Treinta-Diario-treinta%C3%B1era/dp/8460684903/ref=sr_1_2?ie=UTF8&qid=1434833501&sr=8-2&keywords=tirarme+al+tren