Connect with us

Opinion

LA ENERGÍA QUE NOS CONDENA AL INFIERNO

Published

on

POR LUIS FERNANDO GIL GARCÍA

En la teología católica, el infierno es una de los cuatros postrimerías del hombre, que no se le considera un lugar sino un estado de sufrimiento, es un lugar donde después de la muerte las almas son torturadas eternamente por sus pecados

Posiblemente el titular la energía que nos condena al infierno, solo es unas titular o simplemente palabras que podrían significar la realidad que viven diariamente en materia de servicios púbicos las familias en todo el país

Pero que trazabilidad tiene la palabra infierno con el tema de los altos costos de los servicios púbicos ­­­

Pues simbólicamente cada día con el alba, miles colombianos al despertarse sufren una tortura, sufrimiento, una angustia psicosocial y económica y de sus gargantas salen gritos angustiosos y a veces silenciosos sin saber cómo harán para pagar el recibo de los servicios públicos que cada mes los deja sin palabras 

Pues bien, en un contexto de la realidad socio-economía de Cartago y el país, no cabría la menor dudas que se vuelven episodios psicológico negativos de los estratos populares como 1, 2, 3. Y hoy hasta el estrato cuatro, que el pago de los servicios públicos que cada mes aumentan quizás por oferta y demanda. Por aumento del dólar, compra en la bolsa, cambios atmosféricos u otra razón que en la práctica no entienden los usuarios de los servicios públicos.

Ese impacto gravoso de las tarifas está ocasionando un impacto muy nefasto a la canasta familia de un salario mínimo o la crisis económica de más de 5 millones de despedidos y padres de familia por causa de la pandemia del covic-19

Una arista de esta reflexión es también la subcultura del no pago a fecha determinada. sino a la espera de los primeros cinco días de cada mes para recibir la mesada y poder pagar el recibo atrasado, sumado que en muchas ocasiones le damos prioridad otros pagos y se espera la llegada del segundo recibo por ende más difícil de pagar a tiempo so pena de que ser suspendida por la empresa el servicio residencial.

Ahora bien, si nos detenemos un poco en el tema de Cartago, es bueno recordar que una columna vertebral financieramente hablando era el servicio de energía. Que tenían las empresas municipales de Cartago. Un bien descentralizado del municipio, con la intervención que hizo la superintendencia a emcartago hace varios años. Este patrimonio de más de 200 mil cartagüeños, quedó bajo la vigilancia y manejo administrativo de la superintendencia. Por presuntos malos manejos que en el pasado se tuvieron por parte de actores inmersos en corrupción con  la ciudad que a la fecha, no se conocen de investigaciones y resultados.

Hoy en una negociación entre la superintendencia y la empresa de energía de Pereira, esta última tiene la operación de este servicio, la que se dio bajo la figura de socio estratégico, que para los eruditos en la materia no dudan que podría terminar en una concesión en un futuro próximo

Ahora bien, la práctica del diario acontecer socio-económico de los millones de colombianos que hacer entonces para pagar los recibos, …  si bien es cierto el gobierno entrego un subsidio que beneficia a los estratos 1,2, 3, pero los ciudadanos de estratos 4,5, sino hay flujo de caja, empleo o ingresos como pagan entonces los servicios públicos ….

Todo sigue siendo angustia, sufrimiento, impotencia, desolación en las familias colombianas solo frente a un tema vital como son los servicios públicos, sin contar el tema de alimentación, arriendo, necesidades básicas que sin lugar a dudas están insatisfechas

Pero en sensatez y realidad social, la superentendía, ni la empresa de energía de Pereira son culpables o responsables de la hecatombe y sus efectos nefastos que todos los días deja cov-19 que dejo en un limbo el diario discurrir de la vida de los seres humanos   en Colombia y el mundo.  Entonces la culpa es de la vaca –

Por ello muchos se preguntan si es posible un salvavidas económico para poder pagar entonces las acreencias y suplir las necesidades de los usuarios, ya sea en la rebaja de tarifas, más plazo razonable de tiempo de pago, pago convenido y acampamiento de la superintendencia o en la empresa de energía de Pereira …

Ya las remesas de familiares y amigos en el exterior que llegaban a Cartago y Colombia ya no llegan a montones, el poco oro que nos dejó la abuela, joyas o alhajas ya están empeñadas o vendidas, don pedro, el vecino de la tienda no fía más, José, el carnicero de la esquina nos cortó el fiado, doña Liliana la dueña de la casa nos pidió que desocupemos y no hay tampoco para hacerle el chance a Daniela a ver si dios nos socorre con una ayudita

Finalmente, no nos queda más que orar, llorar o resignarnos a esta situación y realidad socio-económica o esperar se produzca un milagro financiero y económico, que dicho sea de paso muchos creen que existe, el infierno y la condena de la falta de recursos seguirá el camino al abismo de miles de familia, la energía que nos condena al infierno.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×
A %d blogueros les gusta esto: