Con éxito total terminó la operación del ave que recibió varios disparos en Pereira

En la mañana de este miércoles 27 de abril, se realizó exitosamente en el Bioparque Ukumarí, la cirugía de injerto de plumas a un águila cuaresmera que había perdido todo su plumaje, por cuenta de la cacería ilegal.

La intervención estuvo a cargo de Alex Ospina, director del Centro de Rehabilitación de Aves Rapaces de San Isidro de la fundación Águilas de Los Andes y del grupo de veterinarios del Bioparque Ukumarí.

En la cirugía, que duró 2 horas y 3 minutos, al águila se le injertaron 18 plumas, provenientes de otra ave de su misma especie.

“Las plumas fueron injertadas tanto en el ala izquierda como derecha y en la cola, con el propósito de quedar habilitada para empezar su proceso de apoyo y nuevamente alistarse para volar por los cielos y poder regresar a su lugar de origen”, afirmó la gerente del Bioparque Ukumarí, Sandra Correa.

Después de este procedimiento, el águila iniciará un proceso de rehabilitación, donde con diferentes ejercicios para luego evaluar su estado muscular y poder liberarla en su ambiente natural.

Por su parte, Alex Ospina, director del Centro de Rehabilitación de Aves Rapaces de San Isidro de la fundación Águilas de los Andes, aseguró que no hay control de la autoridad ambiental en los sitios donde se producen estos hechos y tampoco existe ningún programa ambiental efectivo que pueda prevenir que esto pase.

Sin embargo, el Bioparque Ukumarí seguirá trabajando en alianza con otras fundaciones, en este caso con la fundación Águilas de los Andes, para salvar la vida de muchos animales, sobre todo de los que son víctimas de la cacería ilegal.


Se espera que en el mes de mayo el águila cuaresmera pueda alzar vuelo nuevamente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

DeusTheme @ Instagram
A %d blogueros les gusta esto: