La comunidad tuvo que sepultar un cadáver en zona montañosa de Tuluá

Un cadáver, en avanzado estado de descomposición de un hombre que fue asesinado en zona montañosa de Tuluá, tuvo que ser sepultado por la misma comunidad, ante la ausencia de las autoridades.

El hecho se registró el pasado fin de semana en el corregimiento de Jicaramata, en las estribaciones de la cordillera Central, entre los corregimientos de Monteloro y Santa Lucía.

A la víctima, de unos 50 años aproximadamente, desconocidos le propinaron varios disparos en diferentes partes del cuerpo.

Debido al grave problema de orden público que se registra en la zona, ni la Fiscalía, ni la policía, ni el Ejército, realizaron las diligencias de inspección técnica del cadáver, por lo que el cuerpo de este hombre permaneció a la intemperie durante cinco días al lado de una carretera.

Según el defensor delegado de Derechos Humanos de la Personería de Tuluá, José Martín Hincapié, este procedimiento de las autoridades no se compadece con una persona que ha sido víctima del conflicto armado que por lo menos merece ser identificada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

DeusTheme @ Instagram
A %d blogueros les gusta esto: