Mujeres emprendedoras cuentan su experiencia de negocio con cooperativas de economía solidaria

Remendando y haciendo costura, un grupo de mujeres lograron salir del desempleo y hoy generan ganancias superiores a los 100 millones de pesos a través de emprendimientos asociativos como la cooperativa que manejan.

“Siempre he trabajado en confección. Llevo en confección más o menos unos 35 años”, dice Flor María Castañeda.

“Surgió la idea de integrarse como grupo y trabajar como grupo en diferentes proyectos”, explica Lilia Lucero Flórez Castellanos.

Flor Doña María y doña Lilia son apenas dos de los miles de mujeres en el país que han superado las dificultades del desempleo y la falta de oportunidades en Colombia, a partir de la conformación de una cooperativa de trabajo asociado. Ellas se dedican al trabajo comunitario hace más de 10 años.

“Somos 47 personas, no solamente los 23 asociados que actualmente están, sino que también se dio la oportunidad a familiares y personas cercanas a nosotros que están apoyando todo el proceso textil”, cuenta Lilia, quien es la gerente y representante legal de la Cooperativa Multiactiva El Nido Usme Emprende.

Esta cooperativa cuenta con el apoyo de la Unidad Administrativa Especial de Organizaciones Solidarias (UAEOS), entidad adscrita al Ministerio del Trabajo, que fomenta la creación de asociaciones y emprendimientos solidarios con campesinos, vendedores informales y pequeñas empresas.

“Son empresas en las que reúne un colectivo de personas que se manejan de manera autogestionaria y autocontrolada, ellos mismos deciden el destino de su empresa pero reciben todo el acompañamiento de nosotros”, acotó Rafael González, director de la UAEOS.
Un apoyo con el que estas personas lograron cumplir un sueño: sacar adelante su propia empresa.

“Fue la primera entidad que nos apoyó en el proceso de fortalecimiento con el curso de economía solidaria y cooperativismo, que es un requisito sin ecuánime para nuestra legalización”, dijo Lilia.

Cómo desarrollar el negocio, costos y estrategias de venta hacen parte de las capacitaciones que reciben emprendimientos como el de Doña María y doña Lilia, quienes hoy cuentan con una unidad productiva que ha contribuido a mejorar su calidad de vida.

“Para el 2020 se generaron unos ingresos de 115 millones de pesos y ya para este año estamos generando una producción que nos va a generar un monto aproximado de 43 millones”, comentó Lilia, quien añadió que, “hago todo este esfuerzo por mis hijos, porque por ellos lo hago todo y también para mejorar su calidad de vida y darles un futuro mejor”.

Por medio de estas cooperativas, mujeres como ellas en todo el país, han adoptado el modelo de la economía solidaria como una alternativa para la generación de empleo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

DeusTheme @ Instagram
A %d blogueros les gusta esto: