Las uniones civiles entre homosexuales son apoyadas por el Papa Francisco

El periódico El País de España publicó que el Papa Francisco es partidario de respaldar las uniones civiles entre homosexuales y asegura que tienen derecho a “una familia” y que deben promoverse las leyes que amparen la unión civil entre personas del mismo sexo.

Según el influyente medio, las palabras del Papa surgen del documental Francesco, estrenado el miércoles en el Festival de Cine de Roma.

En la película el Pontífice señala que los homosexuales tienen derecho a estar en una familia porque también son hijos de Dios.
“Lo que tenemos que hacer es crear una ley de uniones civiles. Así están cubiertos legalmente”, puntualizó.

El planteamiento del Santo Padre en ningún caso, tiene que ver con apoyar el matrimonio homosexual ni en la renuncia a la convicción de que los actos sexuales llevados a cabo entre personas del mismo sexo son pecado.

Según El País, la mirada sobre este asunto no es completamente nueva en Jorge Mario Bergoglio, pues el periódico dio a conocer que el biógrafo Austen Ivereigh, recuerda que cuando el Papa era arzobispo de Buenos Aires se opuso a la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, pero se mostró a favor de una ley que regulase las uniones en una votación celebrada en el seno de la Conferencia Episcopal Argentina (que perdió).

Desde el 2013 cuando fue nombrado Papa, es la primera vez que Francisco, muestra un apoyo tan nítido y directo a este tipo de uniones.

Cuando el Papa se refiere a la “familia” profundiza más en un concepto hasta ahora tabú para la Iglesia en relación con la convivencia entre personas homosexuales. La cita puede generar dudas, pero no está en la agenda del Vaticano aprobar, en ningún caso, la adopción de hijos en las parejas del mismo sexo.

Vale la pena recordar que la primera vez que el Papa habló de la integración de los homosexuales en la Iglesia fue en un vuelo de vuelta de su viaje a Brasil en el año 2013, cuando manifestó que si una persona es gay y busca a Dios y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?.

El máximo jerarca de la iglesia católica, también explicó que dicha orientación sexual no era un pecado, aunque matizó que sí lo eran los actos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: