Madres se enteran después de 4 años que a sus hijas las intercambiaron en el hospital al nacer.

La historia que fue contada por el periódico El Heraldo inicia cunado el padre de una de las niñas empezó a notar que no tenía rasgos físicos heredados de él.

Gregorio, como llaman en la narración al padre de la menor, decidió preguntarle a su esposa que si le había sido infiel.

Todo debido a que no le encontraba parecido ni siquiera a la mamá y pues mucho menos a él.

Al parecer el hombre no vivía en la misma casa con la niña, por eso cada que la podía ver la encontraba menos parecida a él.

La mamá de la niña le aseguró a Gregorio que ella no había sido nunca infiel y él dejó de pararle bolas a ese tema.

Sin embargo le contó el hombre a El Heraldo, que cada que visitaba la niña re nacía la duda de que fuera de él. Les contó que tiene otras tres hijas en otro matrimonia y que las niñas se parecen entre si y tienen rasgos físicos de él.

El hombre con la duda en su mayor presentación decidió llevarse la niña a una paseo y se la llevó fue para un laboratorio de Barranquilla. Se fue a que le hicieran la prueba de ADN.

Terminó convenciendo a la mamá de la niña para que se hiciera la prueba también, recibieron los resultados y ahí se llevaron la sorpresa.

El Heraldo cuenta que los resultados mostraron una incompatibilidad con ambos, es decir, él no era el papá, pero ella tampoco era la mamá.

En medio de la confusión decidieron enviarle un derecho de petición al Hospital Niño Jesús de la ciudad de Barranquilla donde nació la niña.

Con la respuesta entregada por el hospital donde les dieron los datos de las niñas nacidas por esos días en ese centro hospitalario, el hombre empezó su propia investigación.

El primer resultado de su análisis fue que ese mismo día nacieron en ese hospital dos niños y 5 niñas.

Este hombre quien es comerciante en la Costa Atlántica profundizó sus investigaciones y se fue a esculcar los perfiles en facebook con los datos suministrados en el hospital. Pues encontró algo que le dio luz verde para pensar que esa era su hija biológica.

Pues Gregorio se contactó con esas personas y las convenció de realizarse la prueba de ADN luego de contarle toda la historia.

Cuando recibieron los resultados se enteraron de que esa si era la hija natural de Gregorio y su esposa. Dedujeron que ese error tuvo que haber sido responsabilidad del hospital que intercambió a las niñas.

La situación que le contó Gregorio al medio de comunicación se complica más porque las mujeres que creyeron ser las mamás biológicas de las niñas que tuvieron desde bebes, ya están muy encariñadas con las niñas.

El hombre cuenta que ya les ayuda a ambas, una por ser su hija biológica y la otra por el amor que le cogió al tenerla desde que nació. Dice que ambas le dicen papá.

Al final de la historia, una firma de abogados de la costa buscará que el hospital indemnice a las familias por perjuicios morales.

Fuente Consutada

El Heraldo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: