Revelan informe sobre los homicidios de civiles que le atribuyen a la Fuerza Pública en Colombia

El Instituto de Estudios para el Desarrollo de la Paz – INDEPAZ, dio a conocer un informe en el que se relacionan las acciones que le atribuyen a la Fuerza Pública, las cuales acabaron con la civiles, sobre todo durante jornadas de protesta.

En apartes del documento se hace una radiografía de los hechos que a corte del mes de septiembre de 2020 han sucedido, que contabilizan 37 asesinatos por parte de la Policía y el Ejército.

A este registró hay que sumarle el más reciente que fue el de este jueves en la mañana en la vereda Guatemala de Miranda (Cauca), en donde un soldado disparó contra 4 civiles que se movilizaban en un vehículo particular, causando la muerte de una mujer identificada como Juliana Giraldo, de 35 años de edad.

“No se puede manipular la información para colocar como los hechos más graves los ataques con piedra a unos CAI y los incendios y daños a bienes públicos, que el asesinato por obra de la Policía de 14 personas, en su mayoría jóvenes que protestaban en Bogotá este 9 de septiembre”, señala el informe.

Agrega que centenares de heridos y decenas de muertos como resultado de la brutalidad de agentes del Estado, son el hecho notorio y síntoma de la degradación de políticas mal llamadas de seguridad ciudadana.

En el reporte citan el Editorial de El Espectador diciendo que el escrito ubica bien los términos del problema al señalar que (…) “se sumaron más de una decena de muertos y centenares de heridos. Y sin negar que los violentos civiles hicieran daño y que incluso las acciones contra los CAI y el transporte público mostraban poca espontaneidad, lo más aterrador fue ver a agentes del Estado actuando sin ley contra la ciudadanía.

“Lo que debe esclarecerse es la forma cómo viene siendo entrenada y equipada la policía para la tarea de garantizar el orden público y el derecho a la protesta. Todo indica que desde la cúpula de la Fuerza Pública y con la anuencia del Presidente de la República se está entrenado a la policía para actuar contra la protesta como si se tratara de asonada, terrorismo y conspiración contra el Estado”, asegura otra parte del texto.

Termina diciendo que “la autorización para llevar armas de fuego y armas de daño permanente, es una tácita autorización para matar, encubierta con la promesa de impunidad en procedimientos oscuros de justicia penal militar que también cobija a policías.
El rechazo a la quema de buses no puede ocultar el rechazo al vandalismo policial. Semejante autorización para matar en 2020 ya ha cobrado decenas de muertos en Colombia a manos de las fuerzas militares y todo se mantiene en la impunidad. Para este año, nuestro registro contabiliza por lo menos 37 asesinatos por parte de la fuerza pública”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: